El ABC para lavar bien la ropa de tu bebé

El 'ABC' para lavar la ropita del bebé

Tras la llegada de la pandemia por covid mantener todos los espacios limpios y sanitizados se volvió fundamental, al mismo tiempo, el lavado de la ropa se hizo súper importante para ayudarnos a eliminar virus y bacterias que pudieran quedar impregnados en las prendas.

La situación toma una mayor relevancia cuando involucra cuidar la ropa y proteger la salud de los más pequeños del hogar.

Primero hay que entender que la piel de un bebé es más delicada y los productos químicos podrían ocasionarle irritación, pero no te alarmes, lavar correctamente la ropa de tu hijo/a es una tarea más sencilla de lo que crees. Aquí te dejamos los 3 puntos clave para hacerlo y al mismo tiempo cuidar la piel de tu hijo/a.

Ojo con los detergentes

El primer paso a la hora de elegir un detergente para la ropa de tu bebé es fijarte que no incluya sustancias que puedan ser agresivas con su piel, como colorantes y blanqueadores ópticos.

Algunas veces los bebés presentan irritaciones, escozor o dermatitis debido a los restos de detergente que permanecen en su ropita. Es fundamental que elijas uno adecuado para la piel de tu hijo/a, que sea neutro e hipoalergénico.

Además, es importante no añadir una cantidad excesiva en el lavado para que después sea más sencillo enjuagarlo bien. ¡Poner más detergente, no te hace lavar mejor!

Lavar por separado

Como ya hemos mencionado antes, virus y bacterias pueden quedar impregnados en la ropa de la familia y pasarse a la de tu hijo/a. Por esa razón, la ropa de los bebés así como la de las mujeres embarazadas se debe lavar por separado.

Incluso cuando se trate de ropa nueva, te recomendamos lavarla antes de ponérsela a tu hijo/a.

¿Cómo empezar el lavado?

La mayoría de las prendas de bebé son delicadas y algunas necesitan ser lavadas a mano. Si decides lavar su ropita en lavadora, lo recomendable es seleccionar un ciclo para ropa delicada, usar agua tibia y evitar el uso de suavizantes, ya que los perfumes utilizados para impregnarle olor a la ropa podrían irritar su piel.

Es muy importante que enjuagues la ropa perfectamente y no dejes residuos de detergente o suavizante. Al secar la ropa lo mejor es colgarla a la sombra para evitar que adquiera malos olores y no se destiñan los colores.

Ojalá que estos consejos te sean de ayuda para cuidar mejor la ropita de tu bebé y protegerlo de los gérmenes que puedan llegar a tu hogar. Si tienes dudas o necesitas asesoría sobre la piel de tu bebé, te recomendamos acudir con tu pediatra de confianza.

Otras notas de interés

Comments are closed.