¡Descubre el Método Kassing para Lactancia Mixta!

Método Kassing para lactancia mixta

El método Kassing es ideal para madres que, por algún motivo o circunstancia, necesitan combinar la lactancia materna con la alimentación con biberón (lactancia mixta).

Es en este momento cuando entra en juego el método Kassing y hoy te contaremos sus características y cómo puedes ponerlo en práctica.

Primero hablemos de lactancia mixta

Cuando se trata de lactancia, usualmente se vienen a la mente dos opciones: la lactancia materna y la alimentación con biberón. En esta segunda opción, el bebé puede ser alimentado utilizando la leche extraída de tu pecho o con la leche de fórmula recomendada por su pediatra.

Son diversos los motivos que llevan a una madre a elegir la lactancia mixta y optar por combinar las dos formas de alimentación para su bebé. Entre las principales razones se encuentran:

  • Elección personal

Algunas mujeres tienen una mala experiencia con la lactancia materna por lo que deciden combinarla con la alimentación con biberón.

  • Razones profesionales

Las mamás tienen muchas responsabilidades además del bienestar de su pequeño; puede que deban regresar al trabajo después de cierto tiempo, quizá tengan que retomar sus emprendimientos o tal vez necesitan regresar a la universidad.

  • Necesidad del bebé

Puede ocurrir que la demanda de leche sea mayor a la producida por la madre o que el bebé tenga complicaciones para agarrarse bien al pezón. Estos problemas pueden causar que no se alimente correctamente y necesite de una suplementación con una fórmula infantil.

También existen razones de salud que llevan a las mamás a suspender temporalmente la lactancia materna. Algunas pueden ser:

  • Una mastitis

Inflamación en el seno que, si bien no es causa para dejar de dar el pecho, puede resultar muy dolorosa.

  • Medicamentos

Algunas mamás tienen la necesidad de tomar ciertos medicamentos que son incompatibles con la lactancia.

  • Quimioterapias

Las mujeres que reciben quimioterapia no deben amamantar durante su tratamiento, debido a que se usan medicamentos fuertes para destruir las células cancerosas y estos medicamentos podrían aparecer en niveles altos en la leche materna.

En cualquiera de los casos, la lactancia materna puede y se recomienda ser reintroducida posteriormente.

¿Combinar la lactancia afecta a mi bebé?

Aunque hay bebés que parecen tener mayor habilidad para poder succionar cualquier cosa, otros se muestran perdidos y desconcertados al alimentarse del pecho, después de que han tomado una o varias veces del biberón.

La alimentación con biberón es más fácil, ya que no requiere tanto esfuerzo. Esto se debe a que el chupete o tetina del biberón es diferente a un pezón. El orificio es más grande y la leche cae por acción de la gravedad. Como resultado, el bebé en realidad no necesita hacer succión.

El problema surge cuando la madre vuelve a darle el pecho y el bebé no puede adaptarse o tiene dificultades para alimentarse. Evitar esta confusión tetina-pezón fue una de las razones que llevó a la especialista estadounidense Dee Kassing a idear un método adecuado para alimentar con biberón, mismo que simula o se asemeja lo mejor posible a la lactancia materna.

El objetivo del método Kassing

El método Kassing es la forma de alimentar a un bebé con biberón, de la manera más parecida al modo que se haría con el pecho. Tiene como principal objetivo reproducir las características de la lactancia natural, particularmente con respecto a la cantidad de esfuerzo que el niño debe realizar.

Si se desea o por alguna razón se necesita realizar lactancia mixta, el método Kassing es una forma adecuada de darle biberón al bebé sin interferir demasiado con la lactancia materna. La experta, Dee Kassing, sugiere que este método sea utilizado por:

  • Mamás que trabajan y optan por la lactancia mixta
  • Mamás cuyos bebés tiene problemas de alimentación o están succionando incorrectamente
  • Mamás con una producción de leche tardía o insuficiente
  • Mamás cuyos bebés necesitan un suplemento alimenticio
  • Mamás que tienen que suspender temporalmente la lactancia materna

El método paso a paso…

Como mencionamos antes, el método Kassing sirve para que el bebé se alimente con el biberón de una manera muy similar a como lo hace al tomar de tu pecho.

Estos son los puntos clave que se deben tener en cuenta para realizar esta técnica:

  • El biberón adecuado

Es importante tener en cuenta la forma del biberón, para poner en práctica este método Dee Kassing recomienda comprar biberones rectos, ya que los de forma curva hacen que la leche en la parte alta del biberón tenga más fuerza de gravedad.

Cuando el bebé oprime la tetina con sus mandíbulas, abre el agujero del biberón y la fuerza de la gravedad ayuda a que la leche salga fácilmente. Esto hace que el bebé se esfuerce menos en succionar. También puede alentar a tu bebé a que mastique en vez de que succione.

  • La tetina correcta

La tetina recomendada para el método Kassing debe cumplir 4 características esenciales. Tiene que ser:

  • Redonda (es la que más se asemeja a un pezón materno)
  • Larga (de forma que pueda tocar el punto en el que se unen el paladar duro y el blando)
  • Blanda (que no afecte su paladar con una tetina más firme que un pezón)
  • De flujo lento (para que el bebé haga mayor esfuerzo, similar a la lactancia)
  • La postura de tu bebé

Esto muy importante en el método Kassing debido a que tiene que estar lo más vertical posible. La mamá, el papá o la persona que ayude en su alimentación, pueden usar una mano para sostener la cabeza y el cuello.

Si el bebé está acostado boca arriba la leche caerá por gravedad y de esta manera no hará ningún esfuerzo en obtener su alimento. Además, cuando el niño está totalmente recostado existe mayor riesgo de atragantamiento.

  • La posición del biberón

Al comienzo, el biberón debe ponerse en posición horizontal, sin inclinarlo para que sea el bebé quien saque la leche al succionar.

Hacia el final de la alimentación, cuando el biberón deba estar casi vertical para mantener la tetina sin aire, es importante no hiperextender la barbilla y el cuello del bebé. Por lo que su cuerpo se debe reclinar aproximadamente 45º para que la cabeza y el cuello permanezcan con una alineación apropiada.

  • Activar el reflejo de búsqueda

Antes de que el bebé comience a succionar lo ideal es activar el reflejo de búsqueda.

Para lograrlo, no se debe introducir directamente la tetina en su boca, se debe rozar suavemente la parte central del labio inferior. Esto hará que el niño abra grande la boca, como cuando bosteza. Es en ese momento cuando hay que introducir la tetina entera dentro de su boca.

Una vez que el bebé está succionando, es recomendable hacer pausas cada 15-20 succiones (retirando el biberón). Darle este tiempo ayudará a que se dé cuenta de su saciedad.

De igual forma se debe que alternar el lado en cada toma, tal como sucede cuando se alterna entre los dos pechos, de este modo también se fomenta su desarrollo visual por igual.

Muchas madres deciden (por diferentes motivos) darle a sus bebés una lactancia mixta. En el método Kassing, es fundamental que la experiencia con el biberón sea lo más similar a la experiencia con la lactancia materna.
Esperamos que esta información te sea útil en caso de que debas implementar el biberón con tu bebé, pero antes de tomar cualquier decisión, te recomendamos consultar a tu pediatra de confianza para que te indique un plan nutricional adecuado para tu hijo/a.

RECUERDA QUE LA LECHE MATERNA ES EL MEJOR ALIMENTO PARA TU BEBÉ.

Otras notas de interés

Tags: No tags

Comments are closed.